Año 5 - Edición semanal - ISSN 2422-7226

Banco Solidario de Puerto San Julián

ISSN 2422-7226

Dicen que las crisis generan oportunidades, y el Banco Solidario Municipal da muestra de ello. El mismo surgió como respuesta del Estado ante las sucesivas crisis económicas que signaron la historia del desarrollo de esta ciudad ubicada en el centro de la Provincia de Santa Cruz. Desde hace diez años, alrededor de 80 unidades emprendedoras fueron potenciadas y asistidas con las distintas herramientas de financiamiento social que brinda a emprendedores este programa municipal.

(Año 1/ Edición Nro. 50/ 15 de junio de 2015/ Puerto San Julián). El Banco Solidario se creó el 7 de septiembre del año 2015 mediante Ordenanza Nro. 2614; actualmente estos fondos son administrados por la Secretaria Municipal de Promoción y Desarrollo y se trabaja en tareas técnicas articuladas con la Agencia de Desarrollo Local.

Entrevistamos a su titular el Licenciado Javier Vaca quien nos brindó un detallado panorama de esta herramienta pública, nacida desde la vocación de pensar una comunidad más desarrollada pero inclusiva socialmente.

Su gestación y nacimiento…

Según nos manifiesta el Lic. Javier Vaca, actual Secretario de Promoción y Desarrollo del Municipio, esta idea comenzó a esbozarse en el año 2003, cuando la sustentabilidad de la economía de Puerto San Julián se convirtió en el eje de la Política del Intendente Nelson Gleadell.

Inicialmente, nos comenta el entrevistado, trabajamos como ventanilla promotora de los créditos provinciales y del Consejo Federal de Inversiones (CFI), y se alcanzó algunos resultados de gestión, pero no eran de alto impacto; necesitábamos desarrollar una herramienta que apoyara la dinámica de actividades productivas locales de la mano de pequeños y medianos emprendedores locales, “Veíamos que el trámite era engorroso y que era complicado moverlos. Ayudábamos a los emprendedores a gestionarlos, pero los tiempos nuestros eran distintos a los tiempos de la Provincia”.

Entre las ganas de emprender, la oportunidad del negocio y los tiempos de gestión de apoyo económico se consumía entre tiempos administrativos y burocráticos “[…] por eso decidimos nosotros tener nuestros propios fondos y que pudiéramos manejar y tomar nosotros nuestras propias decisiones, ahí empezó la semilla del Banco Solidario”, comenta Vaca. Más adelante agrega: “veníamos con una crisis del año 2001, y había mucha gente que tenía ganas de hacer cosas pero que no se podía acercar a los bancos, porque tenían deudas por todos lados, o no tenían las garantías suficientes. Provincia, también pedía garantías importantes, igual que el CFI, además que eran créditos complejos, entonces pensamos en una línea más blanda en sus requisitos, que sea más accesible y que considere otros tiempos de financiación”, expresó.

El Gobierno local tomó la decisión de trabajar con fondos provenientes de la Ley Nro. 2652, denominada de Desarrollo Provincial, es por ello entonces que la provincia otorgó un crédito al Municipio de $150. 000, afectándose como “garantía” los fondos de coparticipación provinciales y nacionales, para ser destinados a la creación de una línea de “Crédito para Emprendimientos Productivos” cuyo objeto sería la financiación de proyectos de incentivo a la producción para micro emprendedores Industriales, de Turismo, Agropecuarios, Pesca y de Servicios, a ser otorgados través del Banco Solidario, el cual se crearía el 7 de septiembre de 2005 mediante ordenanza Nro. 2614, y ratificada mediante Decreto Municipal Nro. 111/05.

El espíritu de la “solidaridad” como herramienta de creación de “confianza”…

“Pensábamos en términos más solidarios y sociales, si vos no tenés dos personas que te salgan de garantía en un pueblo como el nuestro es difícil, porque si no hay nadie que confíe en vos, por qué íbamos a confiar nosotros. Hablamos de solidaridad en doble vía: nosotros que te damos el crédito, y vos siendo solidario con el que viene atrás tuyo, porque en ese monto, teníamos que hacer girar y reproducir esos $150.000 que nos había dado la provincia como crédito. Nuestra intención no es ser un banco y ganar dinero, nuestra intención era trabajar por el desarrollo económico y local e inyectar dinero al circuito. En la medida en que vos sea solidario con el que viene atrás, yo tengo más dinero para ayudar al que viene y esa es la idea”.

Nos remarca el entrevistado la importancia del rol del Estado en esta iniciativa, manifestando “nosotros somos responsables de administrar un dinero que es público, no buscamos generar ganancia”, sino generar una masa de dinero disponible para ayudar a nuevos emprendedores y potenciar los existentes.

Redoblar la apuesta…

Actualmente desde el Banco Solidario se administran y ejecutan cuatro líneas de financiamiento: Banco Solidario 1, Banco Solidario 2, Agropecuaria y Línea del Bicentenario, con esta última se financian aquellos proyectos que necesiten ser asistidos con fondos superiores a los $40.000 y para su adjudicación intervienen garantías hipotecarias y prendarias.

Al “fondo solidario” inicial generado en el año 2007, hace algunos pocos años, se amplió con recursos provenientes del aporte directo y voluntario que realiza Cerro Vanguardia S.A. denominado “Fondos de Responsabilidad Social”. Y aquí es importante destacar que el 50% del mismo, se destina para el financiamiento de proyectos productivos. Un caso emblemático de esto fue el otorgado para la compra de una embarcación para la pesca artesanal, conocida hoy como la “Cruz del Sur”. “Estos créditos no tienen tope de financiamiento, el tope está en la disponibilidad de fondos que tenga el Banco Solidario”, nos comenta Vaca.

Los resultados…

A la fecha se han otorgado $5.264.202, distribuidos en 34 créditos otorgados con el fondo inicial de $150.000 devenido del crédito solicitado por el Municipio a la Provincia en el marco de la “Ley de Desarrollo Provincial” y otros 46 mediante la Línea Bicentenario de la Agencia de Desarrollo, cuyos fondos provienen del “Fondo de Responsabilidad Social” provenientes de la minería.

“Estos créditos han estado orientados al servicio a la producción y a la producción misma, y esto ha contribuido al crecimiento del parque industrial. Cuando llegamos al Gobierno había una empresa sola instalada en el Parque Industrial, hoy hay alrededor de 60, y además es un parque reconocido por Nación”, agrega el Secretario Municipal de Promoción y Desarrollo.

Cuando se le consulta al funcionario acerca de cómo se auditan estos créditos una vez otorgados, nos explica que el emprendedor debe rendir las facturas de compra de los bienes comprometidos a invertir con ese dinero, y que luego se monitorea el estado de avances del proyectos por si surgen necesidades de asistencia, pero esta vez técnica. “El Estado tiene que estar presente, tiene que ser promotor, no tiene que ser esto un control estricto, los visitamos y vemos como van avanzando, que vayan bien, que la gente te cuente como les va”.

Por el Equipo Editor de Observador Central.

Download PDF
Año - Edición -

No hay comentarios

Agregar comentario