Año 2- Edición 86 - 19-06-2017 ISSN 2422-7226

Perfil de un candidato que cree que apoyar a las PYMES locales es una alternativa para el desarrollo y el empleo

ISSN 2422-7226

Puerto Deseado, 01/09/2014. Corría el año 1980 cuando un joven deseadense como cualquier otro tomó contacto con la historia de una embarcación hundida en nuestras costas en el siglo XVIII. Dos años más tarde ese chico, Marcelo Rosas, estaba en boca de todos: tras una ardua investigación junto a un grupo de entusiastas, se produjo el hallazgo de la corbeta Swift, una de las piezas más significativas del patrimonio cultural e histórico de Puerto Deseado.

Treinta y dos años han pasado de aquel momento y Rosas busca estar en boca de todos los vecinos una vez más: el 22 de marzo de este año lanzó su candidatura a intendente por la Unión Cívica Radical (UCR). “La gente busca un cambio a nivel local”, remarcó este deseadense de 50 años. “El perfil que busca el vecino es otro vecino, que pueda conocer”, completó.

“Deseado es el destino elegido para mi vida”

Rosas no sólo es nacido en la localidad, sino que también desarrollo la mayor parte de su vida aquí. Tras haber cursado sus estudios primarios y secundarios en el colegio Salesiano San José, encaró su formación profesional en la Universidad Católica de Santa Fe, ciudad en la que vivió por siete años, para luego retornar a Puerto Deseado donde comenzó a ejercer como Escribano en la década del ´90 y donde luego se casó. “Soy muy feliz de haber vuelto a mis pagos y de estar ejerciendo acá”, señaló para luego remarcar que no se ha movido de esta ciudad costera más allá de su actual tarea como vocal por la minoría del Tribunal de Cuentas de la Provincia que lo tiene afincado en Río Gallegos de manera temporal desde 2012; labor de la que realiza un balance positivo a pesar de que se ha visto tanto en la posición de hacer público lo que no le parecía bien como de acompañar aquello con lo que estaba de acuerdo. Sin embargo, y a pesar de la fuerte experiencia lograda en su actual trabajo, su pasión y sus raíces están en su lugar natal, una constante que se notó a lo largo de toda la charla.

Y si de raíces se tratan las suyas son fuertes en lo que a política respecta. “Mi papá militaba en el partido radical, fue presidente del comité en Puerto Deseado y tuvo otros cargos a nivel provincial. Además fue diputado nacional, realmente amaba su trabajo y era una persona honesta que no hizo de su amor un negocio sino todo lo contrario. Él tomó a la política como una herramienta que permitiese brindar un servicio y trató de cambiar las cosas a través de ella”, relató. De todas formas, no duda en evitar comparaciones con la rica carrera paternal. “Yo no soy un político, soy un vecino comprometido con la gente. Lo que intento es brindar todo lo que pueda a través de mi profesión, de una trayectoria basada en la honestidad y el trabajo. Yo tomé esta imagen de mi padre, por eso me metí en esto”, reflexionó y luego añadió: “De alguna manera tengo una identidad partidaria que es el radicalismo. En su momento me convocaron y fueron muchos años de mirar desde la vereda hasta que dije ‘si uno quiere cambiar también tiene que participar’”.

Apuntalar lo viejo e impulsar lo nuevo

Mejorar la actividad pesquera para que sea lo que fue antaño, ayudar a la ganadería y la minería para generar un Deseado que se desarrolle y sea económicamente sustentable. Estas son tan solo algunas de las consignas que Rosas vierte en su discurso, aunque no se queda solo en lineamientos generales. “La minería es una actividad que está creciendo y que con los debidos controles puede funcionar perfectamente bien, es una fuente más de trabajo. La pesca hace mucho tiempo que es la fuente principal en Deseado y donde también los controles son importantes porque con ellos se sigue renovando y cuidando al recurso”, desarrolló.

Pero el crecimiento de una comunidad no puede llegar solo de la mano de estas actividades, incipientes por un lado y ampliamente conocidas por el otro, y el candidato a la intendencia por la UCR lo sabe bien. Para él un aporte importante para crecer puede darse desde un sector poco tradicional para Puerto Deseado. “Yo creo también en emprendimientos mucho más pequeños que puedan llegar a servir, generando 50, 10 o 20 puestos. Lo que hay que hacer es instalar con mucho apoyo empresas chicas que permitan generar nuevas fuentes de trabajo, no importa del rubro que sean. Esas empresas a su vez generan competencia y esto va ayudando al desarrollo económico”.

El turismo es otra de las grandes apuestas a futuro “Es una industria sin humo que puede llegar a ser una de las fuentes principales de entrada de dinero” reconoció el radical. “Deseado tiene mucho para ofrecer: una ría bellísima y extensa que se puede explorar; tenemos puerto, así que la gente puede venir no solo por tierra. Podemos apostar a que haya un aeropuerto que sirva no solo para traer insumos, sino también gente que venga a visitarnos”, reflexionó.

Por otro lado, el tono de voz calmo y gentil del escribano, no debe ser confundido con desinterés o desconocimiento de las problemáticas que vive la ciudad. Tal es así que no duda en abordar el tema apenas termina de comentar su parecer sobre las actividades económicas existentes o a desarrollar. El problema del abastecimiento de agua es, probablemente, uno de los inconvenientes que ningún candidato podrá esquivar a la hora de acercarse a los votantes. Para Rosas es vital ya que no solo afecta a la comunidad, sino a la industria y al turismo. También es ineludible el tópico de la inseguridad, y el candidato por el radicalismo sostiene en relación a esto que el inconveniente principal se centra en que “son gestiones más intensas que van mucho más arriba”, y deben encararse a través de “políticas y financiamientos provinciales”, que serían más sencillas de alcanzar para el radicalismo de la mano de Eduardo Costa. También señala la relevancia de la educación en el vecino para lograr una ciudad más limpia, así como la importancia de asfaltar calles y mejorar los servicios. “Recomponer la ciudad no es tan complicado. Soy un convencido de que hay que aprovechar todo aquello que los demás hayan hecho, seguir impulsándolo y no dejar de hacer cosas porque las hizo otro”, dijo con elocuencia.

La pluralidad como eje de la estructura política

A lo largo del contacto Marcelo Rosas se muestra más que receptivo a todos los interrogantes planteados y tal parece que su andar político sigue en la misma línea de no esquivar incomodidades que luego se transformen en un lastre difícil de sostener. Esto sumado a su encare firme en pos del bien común puede convertirse en una carta fuerte a la hora de presentarse ante el electorado. “Creo que uno convence a través de dar una buena idea”, señaló al tiempo que se muestra abierto al intercambio de las mismas. “A través del contacto con otros grupos políticos uno se vuelve más democrático”. Y agregó: “No creo en el absolutismo de la política, creo que los humanos nos entendemos hablando”.

Gustavo Alegre para Observador Central

Download PDF
Año 2- Edición 86 - 19-06-2017

No hay comentarios

Agregar comentario