Año 3- Edición 86 - 13-03-2017 ISSN 2422-7226

Puerto Deseado: ¿Escasez de agua o escasez de gestión del recurso?

ISSN 2422-7226

Puerto Deseado, 28/07/14. Si los habitantes de Puerto Deseado pudieran pedir tres deseos cuando caiga el telón del 130° Aniversario, con seguridad un deseo compartido sería que se solucione de una vez y para siempre el “problema del agua”. Ese deseo es de larga data, y siempre Deseado tuvo dificultades en cuanto a su disponibilidad, sus usos y su distribución. “El agua”, como todos suelen denominar a un mismo recurso de usos múltiples, es en general un tema del que todos hablan, pero que no muchos conocen objetivamente. Aquí, en forma breve intentaremos  poner a disposición de los ciudadanos de Puerto Deseado, algunas referencias pasadas y presentes para que tengan en cuenta cuando se cierre el telón del 131° Aniversario de nuestra  comunidad.

El agua potable en Puerto Deseado

A la hora de tomar decisiones, entre quienes hablan de escasez del recurso, por agotamiento convendría preguntarles lo siguiente: ¿Qué se aplicó a través del Siglo XX y en el presente de las primeras recomendaciones para abastecer de agua potable a Puerto Deseado y que datan de principios del Siglo pasado (Dirección Nacional Geología y Mineralogía/FFCC Patagónico, Obras sanitarias)?. Este estudio a cargo de Nación fue en el año 1933 (Dirección General de Minas, Geología e Hidrología dependiente del Ministerio de Agricultura de la Nación), se le denominó “Investigación hidrogeológica en Puerto Deseado y sus alrededores”; secundado por “Hidrogeología de la región de Puerto Deseado” de 1959, a cargo del mismo Ministerio se consideraron estas investigaciones de largo alcance, consecutivamente a estas investigaciones hidrológicas (Ministerio de Economía de la Nación,1964/Universidad Nacional de la Plata, 1985) le continuaron y se diseñaron los anteproyectos de captación (Consejo Federal de Inversiones/Servicios Públicos Sociedad del Estado, 1991); estudios y perforaciones de pozos para abastecimiento de agua potable (SPSE, 2007), las evaluaciones de acuíferos freáticos en alrededores (South Latitude Arg. SA, 2010).  Complementariamente acciones tanto a nivel nacional como provincial, destacan la Ley 109/59 que autoriza estudios para la recuperación del río Deseado, la Ley 353/64 que autoriza la inversión para construir un dique para suministro de agua y otras de la década del ’80 con intenciones de realizar estudios en la Cuenca de Río Deseado y Río Senguer. A estos intentos deben incorporarse la existencia de múltiples ideas y proyectos con distintos grados de avances y concreción real como perforaciones, mejoramiento de redes urbanas deterioradas, Acueducto Multipropósito Dique Los Monos, Proyecto del Valle del Río Deseado,  Planta de desalinización de agua, optimización Pampa Alta, Acueducto Multipropósito Lago Buenos Aires.

Entre los resultados alcanzados estudiados por especialistas, llevan a proponer diferentes alternativas para el abastecimiento, ya que Puerto Deseado cuenta sólo con reservas de acuíferos subterráneos existentes a 40 Km del casco urbano, el recurso captado  por medio de perforaciones y en forma superficial en el caso de algunos manantiales que componen una batería de pozos y su correspondiente acueducto de distribución, no tienen ninguna vinculación con otro acuífero natural superficial de agua dulce, como se presentan en otras localidades aledañas a ríos o lagos (Basado en Informe Técnico HOD- Puerto Deseado)

Primer Seminario de Agua Subterránea en Puerto Deseado (2010)

De sentido común se cree que producto de los cambios climáticos y otros factores, el nivel de captación de los pozos ha decaído con los años, y por eso no hay agua; lo cierto es que producto de la realización del Primer Seminario de Agua Subterránea en Puerto Deseado (2010) dónde participaron especialistas del ámbito público, privado, de la comunidad académica-científica, administradores de SPSE, autoridades políticas y especialistas idóneos, concluyeron que no es el acuífero, en tanto formación portadora de agua  que está decayendo, sino que ha sido la mala explotación que se hace del mismo, sin ningún tipo de control, lo que provoca una merma en la cantidad de agua extraída. Es decir, estamos ante un claro problema colectivo de deficiente gestión del recurso.

El Seminario fue  declarado de Interés Provincial por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Cruz,  y sentó las bases para la elaboración de un Documento que planteó como central el hecho de “resaltar la importancia del acuífero Pampa Alta como fuente confiable para el abastecimiento actual”, y que “en  consideración al crecimiento actual y futuro, deberá contar con otras alternativas” concluyendo en un Documento Científico-Técnico que determina acciones a cumplir en cuanto a las pautas para un Plan de Manejo Sustentable de la principal fuente de abastecimiento de agua potable de los deseadenses.

Estado actual: El Concejo Deliberante de Puerto Deseado se pone los pantalones largos

En Puerto Deseado se ha venido experimentando, con distintos aprendizajes comunales, una experiencia de participación interinstitucional y ciudadana activa,  que creo el Comité del Agua en el año 2012, promovida por el Municipio Local a través de su Honorable Concejo Deliberante y donde han participado autoridades legislativas con representación provincial, Poder Ejecutivo, Servicios Públicos SE, empresas privadas, observadores comunitarios ambientales; constituyéndose en un  fenómeno que se ha cristalizado en un Documento, que ha sido aprobado  recientemente en una  Ordenanza N° 6228/14. Dicha Ordenanza  reconoce al agua potable como DERECHO HUMANO FUNDAMENTAL de los habitantes de Puerto Deseado y DECLARA como BIEN PUBLICO DE BIEN COMUN a todo el agua potable disponible para el consumo humano en la Jurisdicción y su área rural circundante.  Nada es casual, estamos aquí ante una gestión del poder  como no podía ser de otra manera luego de 130 años.  Complementariamente, el gobierno nacional ha dispuesto que desde el Gobierno Provincial se firme un Acuerdo para el financiamiento por algo así como $ 83.774.594, 26 pesos de una Planta de Osmosis Inversa, gestión que también nació en el seno del  Consejo Deliberante de Puerto Deseado.  Podemos decir hasta aquí, que una costumbre popular, con más de cien años de vida, ya no esperara una mágica solución, y por ello se organiza técnicamente a través de sus nuevos actores de la política para que a mediano plazo “el deseo del agua potable” deje de pedirse cada año cuando se apaguen las velitas, y se comiencen a soñar nuevos desafíos inherentes a cualquier comunidad organizada.

 Por Melva Rodríguez    

 

Download PDF
Año 3- Edición 86 - 13-03-2017

No hay comentarios

Agregar comentario