Año 5 - Edición semanal - ISSN 2422-7226

Reembolsos versus paz social en Puerto Deseado: ¿Quién le pone el cascabel al gato?

ISSN 2422-7226

Hoy vuelve la esperanza a Puerto Deseado y su Comunidad respira nuevos aires luego del resultado de las últimas elecciones, optando por gente joven y una alternativa que esté en consonancia con el gobierno provincial. La actividad portuaria constituye uno de los principales pilares de la economía deseadense de ayer y hoy, y este es el motor del desarrollo de la ciudad. Presentamos un artículo de opinión que nos invita a revisar la historia, asumir responsabilidades y, fundamentalmente, a sincerar el problema para no quedar prisioneros de nuestras propias trampas.

(Año 2 / Edición Nro. 74/ 21 de diciembre de 2015/ Puerto Deseado).

Luego de muchos años de reclamos y planteos, de distintos actores políticos y de trabajadores de Puerto Deseado a las autoridades provinciales y nacionales, sosteniendo que “se podría lograr una rápida restitución de la competividad en relación con otros puertos a partir del restablecimiento de los reembolsos a las exportaciones de mercaderías desde puertos patagónicos…”; después de doce años de gobierno, con un Decreto de Necesidad y Urgencia que firmó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, reimplantan por cinco años los reembolsos a las exportaciones.

Antecedentes

En el año 2005 varios senadores de la Patagonia impulsaron un proyecto de ley para prorrogar la vigencia de los reembolsos por puertos patagónicos por cinco años.  Con fecha 12 de abril de 2005 por nota SH N° 079 y sobre ese proyecto en concreto, el entonces Secretario de Hacienda Carlos Mosse le informaba al presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda Senador Jorge Capitanich, que a la luz de los compromisos internacionales asumidos por Argentina con la Organización Mundial del Comercio (OMC) y del análisis realizado por los organismos nacionales con competencia especifica en el tema, se concluía que cualquier prórroga en el esquema de reembolsos adicionales a las exportaciones por puertos patagónicos, implicaba la violación de la prohibición establecida en el Acuerdo firmado por Argentina con la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El informe advertía que esa situación permitiría a los otros países miembros de la OMC a tomar medidas de represalia, o retaliación contra Argentina y sus exportaciones. Eso motivó a que el presidente Néstor Kirchner comunicara al Senado que el proyecto de ley de prórroga de los reembolsos por puertos patagónicos, “no debería prosperar”.

En esa ocasión algunas fuentes consultadas señalaban esta situación y compromiso internacional, como un tema delicado que debía superarse para lograr medidas que fomenten la notable caída de la actividad económica y de exportación que se registraba en toda la Patagonia.

El mejor panorama

Más de 20 años han pasado para que Puerto Deseado contara nuevamente con un marco tan favorable en su principal actividad, la pesca. Con la vuelta de los rembolsos por puertos patagónicos; el levantamiento del cepo cambiario que apunta a un dólar único, terminando con la excusa de las grandes corporaciones extranjeras, de  que pagan costos a un dólar mayor al que le liquidan como oficial; la ley de rebaja en el precio de los combustibles; la eliminación de las retenciones a la pesca; un puerto natural, multipropósito, de preponderante actividad pesquera, apto para buques mercantes, portacontenedores y pesqueros, entre otras embarcaciones; su ubicación estratégica; su mano de obra calificada; la posibilidad de descarga de “fresqueros”. Y sumado a todo esto una nueva actividad insipiente como la minería.

Conflicto social

Sin embargo todas estas medidas favorables para uno de los mejores puertos de la Patagonia y de la Argentina, se ve afectada por el reclamo de estibadores, guincheros, listeros y apuntadores, por la falta de pago del aporte provincial al “Fondo Compensador”, compromiso asumido por el entonces Gobernador Daniel Peralta que no se ha cumplido desde noviembre hasta la fecha. Donde los trabajadores se ven obligados a la toma de decisiones paralizando la actividad en el puerto local.

Una vez más se pretende cortar el hilo por lo más delgado, los trabajadores. Mientras en distintas reuniones del Consejo Municipal Pesquero de los últimos años, cada cual defiende solamente sus intereses, nunca se ha llegado a entender, ni clarificar los números reales de la actividad portuaria.

También es necesaria una autocrítica de los trabajadores, que dicen que trabajan totalmente en blanco, cuando solo basta con hablar con alguno de ellos para saber distintas artimañas que utilizan algunas de las empresas prestadoras de servicios para evadir algunos aportes e impuestos. Lo que antes era un puerto de puertas abiertas donde venían de distintos lugares de nuestro país y gente de la localidad, en temporadas ingresaban con documentos para la descarga de buques, hoy se ha convertido en una fuente laboral para un grupo de 180 personas aproximadamente. Es fácil hacer la ecuación teniendo en cuenta el ingreso de barcos y la cantidad de gente ocupada.

En nombre de la Paz Social

Hoy el gobierno provincial en manos de Alicia Kirchner dice haberse encontrado con una provincia quebrada, como desconociendo de lo que han sido parte estos últimos 24 años, donde todavía no han sabido explicar muchas cosas, como por ejemplo, los fondos de YPF.

Puerto Deseado ha sufrido y ha sido olvidada por el Kirchnerismo durante estos últimos 12 años; el primer subsidio a los estibadores ha sido otorgado por Néstor Kirchner luego de la lucha y la unidad de los trabajadores portuarios de aquel entonces. Deberían hacerse cargo de gestionar ante las empresas, que serán en definitiva las grandes beneficiarias de los reembolsos y medidas nacionales, porque el plazo establecido es por 5 años y el tiempo ya ha comenzado a correr.

Tener en cuenta que todo compromiso asumido por el gobernador saliente, como la democracia lo indica, debe ser asumido por el gobernador entrante, así como conocer la problemática en profundidad; tal vez, le permita al nuevo gobierno provincial instrumentar como herramienta un “fondo compensador” adecuado al nuevo contexto de la Ley generada por la Presidenta saliente. Será entonces necesario dejar plasmada en una nueva ley un acuerdo equitativo y transparente para los trabajadores, las empresas y la comunidad en general.

Y también empezar a entender que los compromisos asumidos en nombre de la “paz social” para Puerto Deseado deben ser en beneficio de toda una comunidad, y no en beneficio de un determinado sector.

A los señores empresarios de la pesca y la minería, se terminaron las excusas, el panorama es inmejorable para la inversión, y la generación de empleo genuino y cualificado. Para que los ciudadanos de Puerto Deseado vean transformados sus recursos renovables y no renovables de los cuales son dueños, se debe llamar a la reflexión a la clase política para que la lucha de tantos años de pedidos y reclamos que hoy han tenido respuestas, sirvan para una mejor calidad de vida de todos y no para el beneficio de unos pocos. Convocar al diálogo, al sinceramiento de todas las partes y la transparencia de las acciones, es fundamental para el desarrollo de una comunidad.

Claudio Luis Soto Martínez- Colaboración Especial para Observador Central.

Download PDF
Año - Edición -

No hay comentarios

Agregar comentario