Año - Edición - ISSN 2422-7226

Provincia de Santa Cruz: 90 días de gobierno nacional y provincial

ISSN 2422-7226

En este artículo se pasa revista a la forma que asume la política en Santa Cruz a partir de los comportamientos de opinión pública e institucional que se percibe desde las localidades, gobierno provincial y nacional. Los datos  invitan a pensar que los ciudadanos requieren mayor nivel de explicación del arco político oficial y opositor para determinar si estamos sometidos a ser  “paragolpe”; “prisioneros de guerra” o si “se esconde la realidad”.

 

(Año 2/ Edición Nro. 80/ 10 de Marzo de 2016/ Provincia de Santa Cruz)

Estamos pisando los primeros 90 días de Gobiernos que diariamente reactualizan la grieta. En Santa Cruz, algunos sostienen que  con Mauricio Macri en Nación y Eduardo Costa en la Gobernación otra habría sido la realidad de los ciudadanos de Santa Cruz.

El Ingeniero Macri ha debido a nivel nacional volver recrear la arena del conflicto (la grieta) con un adversario en retirada, resistencia y casi en riesgo de extinción si la ideología como identidad no suplanta la falta de recursos económicos. El Macrismo busca ganar tiempo, para corregir el futuro perfecto que había prometido cambiar y que no pudo, ni puede hacerlo hasta hoy. Entre los cambios sustanciales que imaginaban su grupo de economistas estaba el control de la inflación y la fabricación de nuevos pobres.

En el nuevo relato estructural de la teoría macroeconómica, los discursos siguen siendo  condescendientes y coherentes con lo que gustan de escuchar los inversores transnacionales. Sin embargo, en el plano nacional, la relación entre dólares, precios, comportamiento de exportadores y percepciones sociales revelan que, si el primer ajuste pensaba ver signos de recupero en el segundo semestre y aliviar el consumo interno, esto ya no pareciera ser posible.

La fabricación de nuevos pobres está echada y la promesa de “pobreza cero” se parece más a un eslogan de campaña que recuerda a la “revolución productiva”. Lamentablemente el énfasis en suponer que el mercado es el fin en sí mismo, los ha hecho equivocarse en el control de variables. Pero equivocarse, no elimina la continuidad de buscar polarizar la sociedad entre una base amplia de disponibles salariales y un esquema concentrado de poder económico y político.

La estructura social argentina se está moviendo descendentemente y el Macrismo siembra las condiciones generales para mostrar que el Kirchenrismo tenía más rostro humano en sus erradas decisiones de macroeconomía y formas deficientes de inclusión social. De allí, que salvo el cerco judicial a Cristina Fernández prospere, el PRO, está en el menor tiempo posible generando nuevas condiciones para retornar a gobiernos con memoria de justicia social.

En la propia Santa Cruz, a casi 90 días de Macrismo Provincial, la decepción comienza a percibirse en propios y opositores al modelo posneoliberal que representa el Ingeniero. Entre los propios de   la organización partidaria pareciera no existir en su conducción representativa, ni gestión; mientras que el enlace con el gobierno Nacional  se comenta entre los propios es “tibio” tirando a frío. El dato es tan público que la propia Alicia Kirchner se los enrostro a lo “votantes de Macri” en la apertura del año legislativo 2016.

Pareciera que Intendentes y dirigentes radicales se han convertido en exploradores de pasillos y buscan sonrisas y gestos de funcionarios nacionales; es tal la cruda la realidad que la distribución de cargos nacionales que Eduardo Costa y Blasiotto, aliados en este contexto, no han logrado dar respuesta a nivel local a casi tres meses de Gobierno Nacional. Sus aliados locales han quedado expuestos como “traidores” en sus comunidades y muchos –por ahora- sin trabajo y estigmatizados por el peronismo total.

Ha sido el propio Eduardo Costa quien ha tenido que salir a defender su adscripción al Macrismo y le ha señalado al gobierno de Alicia Kirchner y la opinión pública que el gobierno “esconde la realidad” explicando que según la información oficial de la Secretaría de Hacienda del Gobierno Nacional Santa Cruz recibió entre enero y febrero de 2015  dinero que no se usa en la administración pública provocando una falsa crisis y ajuste.

 

El Santa Cruz que propone la Dra. Alicia Kirchner desde la Legislatura

Toda la esperanza de los ciudadanos de Santa Cruz estaba centrada en conocer el “estado de la administración de Santa Cruz” en su primera presentación de la Gobernadora el 1 de marzo del 2016 en la Legislatura provincial. La estructura de su mensaje en lo político consistió en defender su apellido, deslindar responsabilidades de la crisis a Daniel Peralta, criticar todo lo que tenga olor a Macri, defender los grandes proyectos que generarán las condiciones de industrialización y la obra pública.

Paralelamente la mandataria, paso mensajes locales de crítica a sus detractores mediáticos de turno, a los que no la votaron y al sindicalismo estatal. Curiosamente entre críticas elípticas combinaba amigablemente su invitación a “construir colectivamente”, “crear un clima para la discusión responsable”,  sostuvo: “no se puede reconstruir con una agenda de enfrentamientos”.

En materia de políticas de Estado, su eje se concentró proponer como meta el reordenamiento  administrativo y financiero, sentenciando que no habrá ajustes, a la vez que informaba el cambio en el código tributario, las tasas y tarifas provinciales, la agencia de recaudación provincial y el impuesto a combustibles en el territorio. Medidas que indican que la ciudadanía en general deberá asumir estos cambios, justo con todas las actividades productivas y de servicios. Los datos presentados por la mandataria, indican que el futuro de Santa Cruz fue hipotecado a partir del 2017  con una deuda estimada de 10.750 millones de pesos y con una base de 20.790 agentes provinciales registrados a la fecha.

El estado de situación de las actividades productivas que generan riqueza, fueron apenas enunciados (pesca, petróleo, minería, turismo, etc.) lo mismo que las actividades que podrían cambiar la matriz productiva de la Provincia que fueron esgrimidas en su defensa más que en su detalle. La mandataria recurrió, en varias oportunidades, en hablar acerca de lo que más conoce: la administración pública y señalar la crisis en que se encuentra la salud y la educación.

Ponderamos del discurso gubernamental su alocución al mérito a la capacitación y la educación; el reconocimiento en que el dinero que venía de Nación no se correspondió con un cambio en la calidad de gestión pública de Santa Cruz; su definición acerca de que cada área del gobierno asuma su rol de gestión; y que en Santa Cruz existe una “pobreza cívica”, es decir calidad de ciudadanos.

 

Tierra adentro de Santa Cruz “La falsa imagen del efecto Anillaco”

Es indiscutible que los resultados electorales de fines del 2015 exponen a comparar a primera vista al hecho histórico que Santa Cruz sufrirá al efecto Anillaco. Así lo expreso la propia gobernadora   en la legislatura el 1 de Marzo del 2016 cuando sentenció “volvemos a ocupar un lugar secundario”.

Sostenemos al respecto que NO será así, que pensar así es en principio a-histórico. La realidad de Santa Cruz, puede tener algunas coincidencias con el modelo Anillaco, pero son más las fortalezas que dispone la provincia y que impide pensar retroactivamente.

Primero: la matriz productiva de sus recursos naturales renovable y no renovables representa un potencial que sólo espera rápida gobernabilidad, calidad de gestión y planeamiento multisectorial;

Segundo: estamos en un contexto posneoliberal, es decir, el contexto mundial, latinoamericano, la nación, no tolerará una fábrica de pobres fácilmente y Santa Cruz no construirá en este contexto, bolsones de desempleados;

Tercero: las crisis de la economía son siempre una oportunidad -pero tal cual hemos sostenido en otras publicaciones-  las crisis sistémicas de la economía y la política deben corresponderse con cambios en los regímenes políticos. Ahora bien ¿podrá venir este recambio de régimen prescindiendo de la historia, de explicaciones causales y de mecanismos de concertación real?

La respuesta a la pregunta anterior se encuentra en la propia calidad de dirigencia de oficialistas y de oposición de Santa Cruz, pero también en la construcción de opinión pública. No olvidemos que, a la pobreza cívica declarada por la Gobernadora, le siguen la calidad de los dirigentes y funcionarios y la calidad de opinión pública que construye la realidad.

 

Una rápida recorrida por las comunidades de Santa Cruz, nos muestra la permanencia de una retórica que evidencia que hemos quemado 90 días de gobierno en todos los niveles. La provincia de Santa Cruz se presenta ante la nación reclamando coparticipación no discriminativa, las comunidades no gobernadas por el Frente para la Victoria en Santa Cruz le reclaman lo mismo a la Gobernadora y los municipios amigos le reclaman renegociar coparticipación, mientras que al interior de las comunidades  los Intendentes comienzan a generar un juego de redistribución en el mismo esquema retórico. La realidad objetiva, más contundente es que a la aplicación del decreto 0157 le han seguido prácticas de formas de vinculación de servicios laborales que todos comparten y acuerdan como legítimas.

En el orden de las lecturas locales, sobre los movimientos del gobierno provincial, se debe destacar que a mediados de febrero un sector de diputados opositores pidieron al Gobierno conocer las cuentas de la provincia. Esta iniciativa no prosperó y el mensaje del 1 de marzo tampoco cumplió este propósito. Caleta Olivia, pareciera ser la sociedad que más reclama el “mesianismo provincial” por los temas de siempre: agua y salarios municipales.

Con todo y en rigor de la verdad, si se observa mayor dinámica de Ministro de Producción, Energía y Educación de la Provincia. La dinámica se visualiza en el ejercicio de una mayor precisión de discursos económico y en una articulación técnica-política entre Áreas de ministerios, sensación de ajuste y precisión de los procedimientos administrativos.

Lo cierto es que en estas circunstancias estamos ante una gran oportunidad del hermoso riesgo de mejoramiento de la calidad de la política que exige explicaciones públicas con mayor calidad explicativa de los actores del arco político de todos los sectores en pugna.

 

Por Ignacio Guillotín para Observador Central

Download PDF
Año - Edición -

No hay comentarios

Agregar comentario