Año 3- Edición 86 - 13-03-2017 ISSN 2422-7226

Puerto Deseado… un lugar donde la aventura, la historia y la naturaleza deslumbran a sus visitantes

ISSN 2422-7226

Puerto Deseado. 18/08/14. Es una ciudad y puerto pesquero en la Patagonia, ubicado en la provincia de Santa Cruz, Argentina, se encuentra sobre la orilla norte de la Ría Deseado (declarada reserva natural intangible) a 221 km de Caleta Olivia. El río que atraviesa su territorio -digamos una ría-, presenta la particularidad de haber dejado de volcar sus aguas al océano, permitiendo el ingreso de éste al continente.

Puerto Deseado se caracteriza por guardar una riqueza histórica valiosa y por la diversidad en sus paisajes y en su fauna, con una cambiante y variada tipogragía.

Uno de sus atractivos principales consiste en el paseo obligado por la Ex Estación del Ferrocarril, una construcción legendaria ya que fue la primera estación que unía a Puerto Deseado con Las Heras, fue inaugurado en 1909 y función hasta el año 1978.  De una arquitectura única en la Región, conformada por rocas ignimbríticas locales canteadas por picapedreros yugoslavos que se habían asentado en la zona a comienzos del Siglo XX, además de conservarse en perfecto estado en su estructura total, conserva en sus paredes la historia de sus pioneros y lo mejor de una época con un Museo mantenido por los últimos ferrocarrileros que mantienen viva su pasión.

Un poco de historia

La costa de Deseado fue avistada por primera vez en 1520, por la expedición de Hernando de Magallanes. El 16 de diciembre de 1586 penetró en la ría la nave capitaneada por Thomas Cavendish conocida como “Desire”, de la que derivó el nombre de la ciudad. En 1790, por disposición del Rey de España, arribó la Real Compañía Marítima. Levantaron una factoría y un fuerte que marcaron el curso económico ligado a lo marítimo hasta 1807, año en que quedaron abandonados por las invasiones inglesas.

En 1834 Charles Darwin exploró la ría hasta su tramo final, itinerario que repitió Francisco Pascacio Moreno en 1876. En 1881 se instaló, en la margen sur de la ría, la Subdelegación Marítima de Puerto Deseado de la Prefectura Naval Argentina. Finalmente el 15 de julio de 1884 desembarcó el Capitán Oneto frente a un grupo de colonos con el propósito de asentarse en la colonia recientemente creada por el Gobierno Nacional, dando origen a la actual ciudad de Puerto.

En la actualidad la actividad principal es la industria pesquera, sin olvidar el creciente auge del turismo y algunos proyectos mineros en los últimos años. Deseado dispone de una completa infraestructura y servicios básicos.

Aguas frías, azules y profundas, un mar infinito, bahías, acantilados y cabos son algunas de las imágenes que se capturan. En la ría de Puerto Deseado coexisten cinco especies de cormoranes de las cuales sólo tres anidan en la zona. Entre los meses de octubre y abril un poblador habitual es el pingüino de Magallanes y las principales pingüineras son las de Isla Quiroga, Islote Punta del Paso, Isla de los Pájaros e Isla Chaffers.

En la roca Lobo, llamada así por su forma de lobo marino, habita una transitoria colonia de lobos marinos.  También hay tres especies de ostreros, pero la más abundante es blanquinegra con pico anaranjado. Entre los abundantes delfines, está la tonina overa. A lo largo del vasto territorio se pueden apreciar también cisnes, gaviotines, gaviotas, skúas, ostreros, chorlitos, macaes, petreles, flamencos, palomas antárticas y garzas entre otros.  Las aves marinas son el broche hacia un destino cautivante para los amantes de la naturaleza, la aventura, el desafío y los territorios vírgenes.

Estas condiciones naturales han hecho de Puerto Deseado uno de los principales centros de actividad pesquera de altura en toda Argentina. Aunque, si algo define cabalmente a este lugar, es su vocación turística. Decenas de excursiones náuticas y terrestres, paisajes fascinantes, reservas naturales e indescriptibles avistajes de especies patagónicas, conforman su irrechazable propuesta.

Uno de los atractivos más significantes de este rincón santacruceño lo constituye la Reserva Natural Río Deseado, geológica y faunísticamente única, tanto por su biodiversidad, como por resguardar en su seno al único río sudamericano cuyo cauce abandonado fuera ocupado por el mar. Los Miradores de Darwin se anexan a esta línea sobre el final de la ría, permitiendo la contemplación de fantásticas escenas.

La magia del paisaje, invita a descubrir y disfrutar las diferentes actividades que pueden desarrollarse en pleno contacto con la naturaleza, caminatas, safaris fotográficos, excursiones náuticas, kayakismo, bicicleta de montaña, escalada, paseos por los distintos circuitos costeros, cañadones, avistaje de aves, recreación, pesca deportiva y cabalgata.

El visitante también podrá disfrutar de un magnífico museo llamado Mario Brosozki, donde se exhibe parte de lo rescatado del naufragio de la corbeta Swift que encalló a pocos metros de la costa, el 13 de marzo de 1770. Murieron sólo tres de los 91 tripulantes, y siete de ellos se lanzaron a pedir ayuda, remando hasta las Malvinas en una chalupa.

En 1980, el joven Marcelo Rosas escuchó esta historia de boca de un profesor y decidió investigar más. Así llegó al ex director de turismo, Leandro Roberts, quien le contó que en 1975 había llegado a Puerto Deseado el mayor retirado del Ejército australiano Patrick Rodney Gower, diciendo que su ancestro, Erasmus Gower, había sido tripulante de la Swift y estaba a bordo en 1770. Erasmus había apuntado la historia en un diario personal que Patrick trajo, y del cual dejó copia, ante la sorpresa que le causó que nadie en el pueblo supiera nada de aquella historia.

Y así fue hasta que Rosas y sus amigos se lanzaron a la aventura de buscarla, y la encontraron, en 1982: había centenares de objetos, porcelana, vidrios y hasta muebles, intactos. Fueron los primeros pasos de una actividad que nació entonces, la arqueología submarina. El museo, que empezó a gestarse al año siguiente, lleva el nombre de Mario Brozoski en honor al joven de la expedición que murió en 1986 en un trágico accidente como buzo, trabajando en la limpieza de la hélice de un barco.

Isla Pingüino 

Para finalizar no puede dejar de visitar esta área protegida en pleno mar abierto, está a 18 kmde Puerto Deseado. Toma el nombre del emblemático pingüino de penacho amarillo, que sólo se ve aquí, y en las Malvinas, las Georgias, la isla de los Estados y el Cabo de Hornos. Toda una salida de turismo aventura.

WEB2

La Administración de Parques Nacionales, organismo que recién está tomando posesión de esta nueva área protegida creada en febrero de 2010.  Esta área protegida no supera las 50 hectáreas– parte de la extrañeza que provoca andar por sus pocos y salvajes senderos es que está claro que el grupo que desembarca por pocas horas es amplia minoría comparado con los 30 mil pingüinos magallánicos y los dos mil de penacho amarillo que conviven en sus riscos. Estos últimos son los protagonistas, entre los meses de abril y septiembre permanecen mar adentro, alimentándose de crustáceos, peces y cefalópodos. En primavera regresan a la costa para formar pareja, preparar el nido, copular, poner huevos –dos, por lo general, de los que suele sobrevivir uno– y cuidar a los pichones. Ellos abandonan el apostadero en marzo, tras mudar el plumón infantil por el plumaje juvenil y ganar un esbozo de penacho.

En la Argentina, esta es la colonia más accesible. Los demás apostaderos están en islas lejanas como Malvinas, Georgias e Isla de los Estados. Este último es el más importante de nuestro país, con 27,3% de la población mundial.  Se los puede filmar, porque es la única forma de retratar los pequeños saltos con los que avanzan: supone un esfuerzo físico intenso, pero si están cansados, no lo demuestran.

Download PDF
Año 3- Edición 86 - 13-03-2017

No hay comentarios

Agregar comentario