Año 2- Edición 86 - 19-06-2017 ISSN 2422-7226

Fabián Hommar: “Hay que buscar el bien común, no el egoísmo político”

ISSN 2422-7226

Puerto Deseado, 25/08/14. “Yo soy un tipo de buena sangre. No me gusta estar peleando con ninguno de mis vecinos. A mí me gusta estar rodeado y llegar a consensuar cosas con gente coherente, porque una vez que se terminaron  las elecciones todos tenemos la camiseta de Deseado”. En estas líneas, Fabián Hommar parece querer resumir los lineamientos básicos de trabajo que se trazó en su incipiente carrera política.

Hommar, de 47 años, llegó a Puerto Deseado desde Junín, provincia de Buenos Aires de la mano del servicio militar obligatorio. Tiempo después, decidió a asentarse en la localidad con su esposa de forma definitiva. En aquel entonces, la naturaleza y la tranquilidad parecieron ser los factores que incidieron, pero lo que precipitó tal decisión fue la inseguridad: “Nunca estuve de acuerdo con vivir en una sociedad insegura”, comentó.

Hoy, 28 años después, las cosas parecen haber cambiado sobre todo en el factor seguridad, uno de los problemas claves que el candidato a Intendente por la UCR (Unión Cívica Radical) sostiene, es que hay que combatir…“yo no entiendo por qué no podríamos tener cámaras de seguridad en nuestra localidad. Estaríamos más seguros. ¿A quién no le gustaría estar más tranquilo en su casa? ¿Ver que sus hijos están más tranquilos?” concluyó.

Pero Hommar no sólo reconoce a la inseguridad como el problema de Puerto Deseado, también apunta contra un Estado ausente, a inconvenientes con los servicios (hospital), reclamos gremiales e incluso instituciones educativas con carencias de insumos y sostenidas por cooperadoras. Este pantallazo de las problemáticas locales es  el motor que  impulsó a este comerciante a incursionar en el campo de la política.

El interés de un ciudadano común

Si hay algo que se destaca de Hommar es su claridad de conceptos fácilmente identificables con los de cualquier ciudadano. Este encare netamente directo y sin adornos, es el enfoque con el que se abrió paso en la vida política….“Siempre tuve vocación de servicio a mis vecinos y me ha gustado participar en diferentes actividades, aunque no así en política”… manifestó. Pero el cambio llegó hace poco más de un año, ilustrado en una analogía que nuevamente hace gala del acercamiento sencillo del radical a las dificultades de Deseado…“Siempre me quejaba de que la calesita no funcionaba. Sin embargo, en el no funcionamiento de la calesita se pueden ver las vueltas de la política: no puede ser que demos tantas vueltas para hacer funcionar algo con tantos empleados que tiene la municipalidad”… remarcó. Con sus inquietudes y la semilla del cambio ya plantada y germinando en su interior, llegó entonces la hora de buscar el mejor vehículo para desarrollar sus ideas y pensar en su primera candidatura como Intendente que lo llevó a recalar en el radicalismo, en gran parte por su admiración por la imagen política de Eduardo Costa  con quien se identifica.

Sin embargo,  esta atracción no lo aleja del consenso propio que debe tener un candidato a fines de gobernar de la mejor forma para toda una comunidad, por eso Hommar se muestra abierto a propuestas e ideas diferentes a las de su fuerza, que permitan alcanzar el bien común para todos, sin perseguir egoísmos políticos y siempre predicando el trabajo en equipo.

Diversificar actividades, el nuevo motor de cambio

“Tenemos que traerle otra actividad a Deseado”… remarca, aunque no olvida que el puntapié inicial debe ser el puerto… “Nuestra carta de presentación al mundo, buscando que sea multipropósito y una entrada y salida para cuestiones laborales de la gente”…. “Ahora que tenemos actividad minera todo tendría que pasar por acá. Todo se puede manejar por vía portuaria y el achicamiento de costos sería más factible”. 

A lo largo de la charla queda claro que Hommar prefiere enfocarse en la realidad y en los problemas que aquejan a la comunidad, como así también las posibilidades que se presentan siempre con un enfoque práctico. Es por ello que se aproximó al tema de la minería vertiendo conceptos interesantes y planteándola como una actividad que podría aportarle al pueblo una alternativa ante el empleo estatal, brindando capacitaciones que redunden en un personal joven y calificado que pueda desempeñarse en diferentes tareas en empresas multinacionales como las mineras que, por otro lado, deben ser controladas a conciencia por entes responsables. Así, buscaría aliviar gastos estatales y ofrecer fuentes de trabajo para los jóvenes.

Y son justamente los jóvenes, uno de los pilares sobre los que el candidato jefe comunal de cara al 2015 considera que es necesario trabajar ya que, a su vez, se trata de uno de los sectores más vulnerables de la ciudad por el flagelo de las drogas…“Hay muchísima droga en Deseado y nadie dice nada”… señaló Hommar y continuó…“ni a los políticos los escucho hablar de la droga,la venden a discreción y miran todos para un costado, porque hay miedo de meterse, de hablar, de decir. ¿Miedo de cuántas cosas hay que tener? Yo lo que pienso es que nos están gobernando con el miedo”, sentenció… “como gobernante me gustaría que puedan ejecutarse reglas para que no le pase nada a ningún chico. Lo que pasa en las noches de Puerto Deseado es una vergüenza local”, dijo con preocupación.

El pan de cada día

Muchos detalles pueden sobresalir al perfilar a un personaje,  que ayudan a definirlo ante los ojos de los lectores. En el caso del presente candidato la clave parece ser solo una: Una gestión en base al trabajo puro, duro y en contacto con la realidad que vive cada ciudadano. Esa es, su carta de presentación para acercar a todos los sectores de la comunidad y trabajar en pos de un desarrollo industrial que permita, en el largo plazo, producción propia y mano de obra calificada como las claves básicas para sacar adelante a Puerto Deseado. “Hay que trabajar, pero trabajar honestamente. Desde la gobernación hasta las intendencias, en forma mancomunada revertir las situaciones adversas,  la mejor alternativa a nivel provincial es Eduardo Costa”, aseguró el radical. El camino a la intendencia en 2015 es duro, y la obtención del máximo cargo tampoco garantiza más que desafíos a resolver en cortos, medianos y largos plazos; un premio bastante ingrato para quien intente convertirse en el próximo intendente de Puerto Deseado. Pero sin lugar a dudas puede decirse que Fabián Hommar está convencido de sus capacidades para transformar la realidad y devolver a la ciudad al esplendor que muchos consideran que antes tuvo y hoy se diluyó, solo restará ver, cuantos se deciden a acompañarlo en este arduo camino.

Por Gustavo Alegre  – Especial para Observador Central

Download PDF
Año 2- Edición 86 - 19-06-2017

No hay comentarios

Agregar comentario